¡ADENTRO SIN COMPLEJOS!

En el siglo I de nuestra era escribió Quintiliano que “aunque la ambición sea en sí misma un vicio es, con frecuencia, causa de virtudes.” Y nuestro Miguel de Unamuno, con su maestría habitual, imperaba desde “!Adentro¡”: “pon en orden muy alta tu mira, lo más alta que puedas, más alta aún, donde tu vista no alcance, donde nuestras vidas paralelas van a encontrarse: apunta a lo inasequible.”

Inasequible e imposible parecía en 1997 alcanzar el sano equilibrio presupuestario en las cuentas públicas. Tal imposible se ha hecho realidad y está ahora más al alcance de la mano. Situado el déficit años atrás en torno al 6-7% del PIB, la tarea parecía inaccesible. El esfuerzo en el ajuste para entrar en la tan deseada entonces Unión Monetaria tuvo que ser hercúlea. Los beneficios de la aplicación de una política ortodoxa según los parámetros claros de la economía de la oferta los estamos disfrutando ahora con el estreno exitoso y definitivo del Euro.

Pero no basta. Es preciso ser ambiciosos en aquello que estimamos es lo mejor. Y lo mejor no es sólo el equilibrio presupuestario cuando sabemos que se está consiguiendo debido al incremento de ingresos por el acelerón de la actividad económica, la disminución del paro, la entrada en Eurolandia y, sobre todo, la rebaja que se produjo en los tipos de interés con gran beneficio para la carga de la Deuda.

Lo mejor en estas nuevas circunstancias está en no sólo controlar el gasto, sino en reducirlo, convencidos que ello potenciará aún más la actividad económica y el empleo, aumentando a su vez la recaudación. Lo mejor está en aspirar a superavits presupuestarios holgados que permitan disminuir mucho más rápidamente esa carga de la Deuda, porque, más tarde o más temprano, habrá que hacerlo. No es bueno regodearse con pasividad en los triunfos, sino que estos deben servir de acicate al mantenimiento de la tensión hacia lo que la realidad económica de los mercados nos indica ser el buen camino.

A veces, leyendo el pensamiento de algunos autores liberales, pienso que la política económica actual, vista con parámetros objetivos y sin conocer la etapa anterior, se debería catalogar de socialista. Si no socialista, sí que mantiene innumerables tintes socialistoides.

Socialista podrían catalogar algunos la política presupuestaria de estos años si la comparamos con quien Schumpeter, en su “Historia del Análisis Económico”, cataloga como “el personaje que se yergue en la historia como el mayor financiero inglés del liberalismo económico: Gladstone.”

Para Gladstone, cuyo triunfo más espectacular lo consiguió en el presupuesto de 1853, lo más importante era suprimir los obstáculos fiscales a la actividad privada manteniendo al nivel más bajo posible el gasto público ya que el desarrollo económico resultante haría superfluo en gran medida ese gasto público. Gladstone, atinadamente, consideraba el motivo del beneficio y la propensión al ahorro como los factores más importantes para la generación del progreso económico de todas las clases sociales. En la palabra todas se incluyen especialmente las más desfavorecidas.

Con la coherencia de su visión social, política y económica, los impuestos debían afectar lo menos posible a las ganancias de los agentes económicos activos creadores de riqueza. Algo hemos adelantado en estos años de gobierno del PP, pero las reformas han sido todavía cicateras. Quizás no hay fe suficiente en la bondad de las nuevas ideas y de las nuevas políticas, o quizás haya un miedo excesivo a que los ciudadanos no entiendan las nuevas medidas y a que las condiciones sociopolíticas del país al que deben aplicarse no sean las apropiadas. Creo que es un miedo un tanto absurdo, que los españoles son capaces de entender eso y mucho más si se explican bien las medidas, y que, si queremos aspirar a lo mejor, hay que poner alto el listón y ambiciosa la meta para poder así estar a la altura de las circunstancias y sin complejos ante el resto de Europa. ¡Adentro!

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s