DEFINIR LA ECONOMÍA

Nada mejor para introducir este artículo que las primeras palabras de Léon Walras en su influyente obra Elementos de economía política pura:

“Lo primero que hay que hacer , al comenzar un curso o un tratado de economía política, es definir la ciencia, su objeto, sus divisiones, su carácter y límites. No tengo intención de eludir esta obligación, pero debo advertir que ello es más difícil y requiere más tiempo de lo que pueda suponerse. La definición de economía política todavía no existe. De todas las definiciones disponibles, ninguna ha logrado el consenso general y definitivo que constituye el signo de las verdades científicas. Citaré y criticaré las definiciones más interesantes, y trataré de proporcionar una. A lo largo de esta tarea, tendré ocasión de mencionar algunos nombres, títulos de libros y fechas que deben conocerse.”

Tratar del concepto y objeto de una ciencia es tratar de definirla del modo más acorde posible. Definir es poner en claro los límites, acotando y determinando algún concepto. Es una proposición que manifiesta algo desconocido o aclara algo confuso siendo por lo tanto uno de los modos de saber junto con la división, la argumentación y la contemplación. Esta tarea es una de las fundamentales de cualquier labor científica y permite orientar a grandes rasgos el hilo conductor de la docencia o la investigación que tiene en la definición o definiciones un punto de referencia importante. Sin embargo no hay acuerdo, ni mucho menos, sobre qué es lo que se hace al definir. Eso se debe a que el concepto de definición depende, remotamente al menos, del concepto de realidad y, más próximamente, del concepto que se tiene acerca de cómo la mente humana alcanza la realidad. De hecho hay muchos tipos de definiciones: nominales y reales, etimológicas, esenciales, descriptivas, por sinónimos, analítica, sistemática, operacional… etc. La definición además tiene sus leyes como por ejemplo que no puede ser ni más amplia ni más estrecha que lo definido, que lo definido no debe entrar en la definición, que debe ser más clara que lo definido, que no debe ser negativa, que debe ser breve… etc. Una definición será mejor o peor según el grado de cumplimiento de estas leyes.

Las polémicas sobre la definición recorren todo el espectro de la historia del pensamiento. A título ilustrativo se puede distinguir entre quienes creen que la definición alcanza la esencia, como Sócrates, Platón, Aristóteles, los racionalistas, Hegel o los fenomenólogos; los que sostienen que la definición es meramente arbitraria o prescriptiva como Hobbes, Russell, Quine o Carnap; o los que mantienen que el recurso a la definición es meramente conceptual o linguístico como Guillermo de Ockham, John Stuart Mill o Moore.

Definiciones de economía las hay para todos los gustos en la historia del pensamiento económico y en los manuales más al uso. Desde la más extravagante de Jacob Viner diciendo que economía es lo que hacen los economistas, que como vemos va contra una de las leyes de la buena definición, hasta la que quizás es más aceptada y extendida en nuestros días, la que el profesor Robbins explicitó en su obra Un ensayo sobre la naturaleza y significación de la ciencia económica (1932) donde decía que la economía era la “ciencia que estudia el comportamiento humano como una relación entre fines y medios escasos que tienen usos alternativos.” A medio camino entre ambas podemos situar algunas de las más socorridas en los manuales y que generalmente suelen tener cierto carácter descriptivo. Marshall describió la economía como el estudio de la humanidad en las actividades ordinarias de la vida. J. M. Keynes se refería a la Teoría Económica señalando que es un método más bien que una doctrina, un aparato (o disciplina) de la mente, una técnica de pensar, que ayuda a las personas que tienen que sacar conclusiones concretas. Por su parte Lowe afirmaba todavía en 1965 que “La Economía atiende a la provisión de los medios materiales.”

A la pregunta ¿qué es la Economía? se ha respondido y se responde de mil modos distintos y otras tantas veces la respuesta es insuficiente. Esto ha llevado a notables discusiones metodológicas intentando descubrir la “piedra filosofal” de la Economía. Tanta variedad y discrepancia ha llevado a un cierto escepticismo ente los estudiosos respecto al tema que nos ocupa. Así G. Myrdal indica que estos esfuerzos están abocados a resultar artificiosos, innecesarios e incluso indeseables; sentencia además que el único concepto que un economista no necesita definir con precisión es el de Ciencia de la Economía. J. M. Keynes por otra parte hace gala de un cierto eclecticismo y realismo al afirmar que una sola definición es insuficiente para manifestar la naturaleza de la Economía, Joan Robinson opina que el dar a las palabras definiciones más exactas que el tema al cual se refieren no presenta ninguna ventaja. De todo este “maremagnum” que lleva a un cierto escepticismo podemos ver sin embargo algo positivo que J. N. Keynes manifiesta en su The Scope and Method of Political Economy(1890): “puede afirmarse de la definición de Economía Política, como ocurre con la mayoría de otras definiciones, que la discusión que lleva a la misma posee mayor importancia que la fórmula particular elegida en última instancia”.

Siguiendo esta recomendación de J. Neville Keynes y hechas estas apreciaciones preventivas trataré de resumir y debatir en algunos artículos posteriores las distintas aportaciones en este campo por parte de la historia del pensamiento económico. Creo que nos conviene de vez en cuando pasear nuestro pensamiento por las aportaciones de economistas y pensadores clásicos.

JJ Franch

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s