CIENCIA DE LOS PRECIOS

92200-8255b1255d

CIENCIA DE LOS PRECIOS

Otro grupo de definiciones puede colocarse bajo el rótulo común de atender al fenómeno del cambio y de la formación de los precios. La definición de Economía como ciencia de los precios y de los cambios tuvo eco entre los teóricos de la utilidad marginal y del equilibrio general. Las motivaciones de los individuos para intercambiar bienes, elevadas al rango de leyes, podían sumarse formando el comportamiento de un grupo, y agregarse los cambios para llegar a formar todas las transacciones de la comunidad. A la sombra de los motivos y los intercambios aparecían los precios, que regulaban todo el sistema hasta alcanzar el punto de equilibrio en el que utilidad y satisfacción de necesidades se optimizan. Tal sistema además trataba de ser esquematizado matemáticamente. Esta concepción de la Economía ha sido seguida entre otros muchos autores por autoridades indiscutibles como S. Jevons(1835-1882), L. Walras (1834-1910), W. Pareto (1848-1923) o G. Cassel (1866-1954).

Pero la compatibilidad y la coordinación de los planes económicos individuales no viene dada por nuestra capacidad para poner la vida económica en ecuaciones y en teorías (lo que supone implícitamente la visión programadora),sino nuestra posibilidad de hacer que lleguen a un gran número de personas todos aquellos conocimientos prácticos y específicos que algunos poseen de forma inexpresable y dispersa

Si introducimos la realidad de varias unidades de decisión, de varias familias con patrimonios distintos que se entrelazan buscando en su actividad económica mejorar el grado de utilidad de los bienes materiales en el conjunto social, aparecen dos tipos de valor en las cosas pertenecientes a un patrimonio: el valor dentro de ese conjunto de riqueza, es decir, el valor para su propietario, y el valor correspondiente a su posible incorporación a otro patrimonio, el valor para otro propietario potencial. El valor de uso y el valor de cambio. Ya A. Smith los distinguía perfectamente:”Ha de observarse que la palabra VALOR tiene dos significados diferentes; a veces expresa la utilidad de cierto objeto en particular y otras el poder de compra que otorga la posesión de dicho objeto. Una puede ser denominada valor de uso, y la otra, valor de cambio”.

Desde el punto de vista del intercambio conviene tener en cuenta que los precios no reflejan equilibrio sino más bien desequilibrio, disparidad de valoraciones subjetivas del objeto. En la moderna teoría del valor y de los precios la elección subjetiva personal de cada uno, prefiriendo ciertas cosas y rechazando otras, estructura el sistema informativo de precios en el mundo del cambio interpersonal. El mercado, a través de este instrumento valiosísimo de coordinación e información, va guiando a los sujetos mostrándoles como podrán alcanzar mejor sus propios objetivos en libre cooperación. Se convierte en una institución que ordena el sistema en su conjunto dotándolo de razón y sentido. Las libres y diversas actuaciones de los múltiples individuos que cooperan bajo el régimen de división del trabajo y especialización, ponen en marcha el proceso del mercado. Las causas finales subjetivas de cada uno, reflejo más o menos cercano de sus objetivos, se expresan libremente a través de los precios y ponen en marcha el proceso generador de mejora del valor económico global. Los precios de mercado son función de los juicios de valoración de las gentes tal y como éstas se pronuncian en un momento histórico concreto y en un lugar determinado en el que intercambian ciertas cantidades de dos bienes concretos. Cada precio es irrepetible y contiene información privilegiada para todo el que la sepa comprender porque son fruto de la actuación de los individuos.

El precio de mercado competitivo es un punto de referencia decisivo para una ordenación éticamente justa del precio porque en él, si no se dan distorsiones antiéticas, confluyen las valoraciones y las relaciones de escasez entre todos los bienes en el mercado de productos y las relaciones de escasez y valoraciones en el mercado de factores. Firmando el contrato de intercambio se supone que ambas partes han internalizado todos los efectos secundarios positivos y negativos y la suma definitiva es siempre positiva.

Es lo que Hayek denomina un “procedimiento de descubrimiento” y que Lepage, colaborador destacado en estas mismas páginas explicaba como “un mecanismo que, por su propia existencia, hace posible que cada uno de nosotros podamos actuar y decidir a partir de un conjunto de informaciones y de conocimientos, a menudo tácitos e infor¬mulables, de los que difícilmente podríamos disponer si no fuera por la presencia de una red de intercambios libres y competitivos que se basan en el doble principio de la libertad de la propiedad y de la libertad contractual.” Por todo ello las economías dirigistas se enfren¬tan a un problema insoluble según sus premisas racionalistas.

Pero en esta sociedad compleja del intercambio electrónico y por lo tanto super rápido, se ha introducido también un grave error en la ciencia económica: el separar totalmente el valor de uso del valor de cambio y, despreciando el valor de uso, centrar los estudios en los valores de cambio, (en los precios). La crematística triunfa sobre la economía y la economía para ser científica se limita a estudiar los precios monetarios. No hay que olvidar nunca que los valores de cambio son un reflejo variable de los valores de uso. Son instrumentos al servicio de éstos. Marionetas que actúan al compás de la mejora del movimiento conjunto de los valores de uso.

Este tipo de definiciones comentadas al centrarse en las relaciones económicas entre individuos, a los intercambios y a los precios, excluyen del ámbito de la Economía aquel pensar dedicado a interpretar los sistemas en los que prevalecen razones sociales o extraeconómicas. Tampoco nos dicen nada este tipo de definiciones acerca de los juicios valorativos a los que la Economía necesita frecuentemente llegar, por la sencilla razón de que un mero sistema de ecuaciones simultáneas no contiene en sí mismo ninguna norma. La Ética se hace imprescindible.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s